OBRA

La Ciencia y el Arte son buenos aliados. Desde siempre, ambos han estimado la medida justa  en la mixtura de sus preceptos para entender sus avances de forma más atractiva o  rigurosa, más lúdica o razonada, pero siempre más amplia dentro del apoyo explicativo en determinados discursos. E incluso entre acciones tan aparentemente poco comparables como el ejercicio que genera contemplar una pieza de arte o resolver una ecuación algebraica, incluso entonces, la interacción entre Ciencia y Arte procura siempre conclusiones más globales, abundantes y airosas.

Tormes es testigo privilegiado de los cambios evolutivos en la esfera artística desde que, a finales de los años setenta, se matricula en la Escuela de Artes Aplicadas de Salamanca. Es entonces cuando su conexión con los innumerables elementos diacrónicos que acompañan su carrera  toma cuerpo a través de una realidad multiforme. Una realidad en la que se desenvuelve con soltura gracias a sus amplísimos conocimientos sobre música, literatura, cine, pintura o moda. Sin embargo opta por huir de la exposición, vivir en el campo y dedicar el tiempo a su negocio floral. Y sin descuidar nunca su faceta más creativa, continúa su actividad artística como amateur, sin hacerla pública -por pudor, tal vez- hasta que reúne la pujanza para presentar sus trabajos mediante la serie Vida y Color.

Consciente de que la evolución hacia la contemporaneidad transcurre dentro de un panorama esencialmente heterogéneo y, en ocasiones,  difícilmente comprensible, el artista recurre a aunar el pasado con el presente.  Se vale de las estampas icónicas de belleza de todas esas disciplinas sobre las que ha planeado y expresa a través de la informática su propuesta plástica con una actitud que se desvincula de cualquier tipo de canon y de supuestas exigencias demostrativas, para imponer su propio significado de la modernidad más polisémica y del paradigma de la vanguardia menos pretenciosa.

Sin proponérselo, como por arte de magia, Ramón Tormes ha conseguido aglutinar sus querencias y plasmarlas –decidido y gallardo-, con un trabajo digno de elogio, sobrado de originalidad, disciplina, rigurosidad y encanto. El encanto resultante de poner en práctica esa alianza que trataba al principio del texto, ese binomio dialogante entre, por ejemplo, las notas anatómicas que Leonardo Da Vinci apuntó en el hombre de Vitruvio y la magnífica ensoñación con la que Lewis Carroll escribió Alicia en el País de las Maravillas.

Javier Ubieta

AMICITIA EST BEATITUDO
AMICITIA EST BEATITUDO
COL VIDA Y COLOR
VIDA Y COLOR
Colección PAISAJES IRREALES
PAISAJES IRREALES
COL HORROR VACUI
HORROR VACUI
COL SOLITUDES
SOLITUDES