VIDA Y COLOR

Composición perfecta, juegos cromáticos y de volúmenes, filigranas que crean magnetismo, exceso, borrachera de color y de animación. Antoine de Saint-Exupery decía: “Todas las personas mayores fueron al principio niños, aunque pocas de ellas lo recuerdan.” Y Ramón Tormes, con esta explosión de VIDA Y COLOR, recuerda todo aquello que de niño nos sorprendía, ilusionaba y extasiaba.